asistencia migranteOIM visita el taller de Inés

De regreso a casa: la asistencia de OIM a víctimas de trata de personas

Historia de Vida.- Cuando se ríe Inés* muestra una sonrisa juguetona y su rostro de niña no aparenta la edad que tiene, 24 años y ser madre de dos niñas pequeñas.

Su día a día transcurre en el emporio comercial textil de Lima, Gamarra, en donde junto a su esposo y otros socios maneja una fábrica de confección de camisetas de fútbol que todas las semanas exporta cincuenta prendas a Bolivia y Chile.

Unos años atrás, cuando nació su segunda hija, la situación laboral estaba difícil para ella y su esposo. El trabajo escaseaba y lo mucho que se trabajaba poco ayudaba a la economía del joven hogar. Inés comenzó a averiguar otras opciones para poder conseguir dinero, así encontró un trabajo como niñera (au pair) en la capital de Noruega, Oslo.

Durante un año, Inés trabajó con una familia noruega cuidando a dos pequeños niños que les recordaban mucho a sus dos hijas que había dejado en el país bajo el cuidado de su esposo y su mamá. Inés cuenta que todas las noches dormía pensando en ellas, pero se reconfortaba pensando que el sacrificio iba a valer la pena cuando regresara y que con el dinero ahorrado, sería posible abrir su negocio propio.

asistencia3Inés muestra un proceso para la confección de las camisetas.

Oslo era una ciudad que impresionó bastante a Inés, el orden, la limpieza de las calles y, sobre todo, el trabajo bien remunerado habían causado una grata admiración en ella. Inés decidió quedarse un tiempo más. Para ese entonces, su contrato y visa como niñera estaban por expirar. La búsqueda de nuevas oportunidades era difícil por el idioma, con el pasar del tiempo Inés se quedó en Noruega y se hallaba sin visa, convirtiéndose así una migrante más en condición irregular.

 Su residencia irregular la expuso a una situación de alta vulnerabilidad. Fácilmente creyó en gente que le prometió apoyo para regularizar su estadía. Pero en realidad, Inés cayó en las manos de personas delictivas y que, paso a paso, limitaron su libertad, quitándole su pasaporte, su dinero, vigilándola constantemente e incluso abusando física y psicológicamente de ella. La forzaron a prostituirse y a robar sus clientes.

Sin embargo, ella logró liberarse de este grupo que la rodeaba y controlaba, y pudo contactarse con OIM Noruega que le ofreció orientación para la tramitación de documentos, asistencia en el transporte para regresar al Perú y apoyo económico para el desarrollo de una emprendimiento empresarial.

En Lima, OIM visitó a Inés en su pequeña fábrica de ropa; allí, mientras nos mostraba pedazos de tela y los trabajos en la máquina de coser, nos cuenta un poco más sus planes para su emprendimiento “estoy haciendo las camisetas de fútbol, las enviaré a provincia y luego las voy a exportar a Chile. Actualmente, la demanda es alta por la Copa América. Después de eso, haré jeans”.

Inés, y miles de migrantes más alrededor del mundo, han sido asistidos a través de Programas o Proyectos de Retorno Voluntario Asistido de la OIM. Muy a menudo estos programas o proyectos tienen un componente de reintegración extra para los migrantes más vulnerables, por ejemplo menores de edad viajando solos, migrantes con problemas de salud o víctimas de trata de personas, como en el caso de Inés.

OIM ha puesto en marcha este tipo de proyectos y programas desde 1995 y están financiados por fondos de los Gobiernos de acogida de los migrantes. El objetivo principal es ayudar a migrantes en situación de vulnerabilidad, otorgándoles asistencia para un retorno humano. OIM puede ofrecer asistencia antes del viaje para obtener los documentos necesarios para viajar. OIM compra los boletos y puede asistir en los aeropuertos de salida y de escala. OIM también puede ofrecer asistencia de llegada y, a veces, OIM ofrece ayuda económica para asistir en la reintegración efectiva en el país de procedencia.

Para Inés, esta ayuda es inconmensurable, nos dice que está sumamente agradecida con OIM en Oslo y en Lima “ya que me está ayudando a poner mi negocio que será bueno para mi futuro y para mis hijas”. Mientras expresa esto, se tiene la convicción que ella lo logrará porque tiene el deseo y las oportunidades para hacerlo bien. Inés, después de todo, está logrando su anhelo de tener un negocio propio.

asistencia4Funcionarias de OIM escuchan la explicación de Inés sobre sus planes de exportación.

Para más infomarción sobre las actividades de OIM en la lucha contra la trata de personas, haga click aquí.